Las fracturas por estrés, que a menudo se dan en nuestros pies, como por ejemplo en otras partes como las rodillas, los tobillos o las piernas, se producen por la repetición en el tiempo de un mismo gesto que aplica traumatismos de baja intensidad sobre el hueso afectado. 

Este tipo de fracturas suelen comenzar o se manifiestan con molestias en la zona afectada. Más adelante esas molestias se transforman en dolor, que a menudo tiene relación con una lesión que se ha producido en el ámbito deportivo o profesional.

A quiénes afectan las fracturas por estrés

Según los especialistas, las fracturas por estrés en los pies y en otras zonas de nuestro cuerpo suelen producirse en personas que gozan de una buena salud; deportistas o aficionados al deporte que practican alguna modalidad deportiva de forma asidua en ocasiones exigiendo a su capacidad física más de lo que deberían.

Asimismo, las roturas por estrés, por ejemplo las que se dan en los pies, a menudo tienen una relación directa con una mala pisada o con una alineación incorrecta de sus ejes corporales.

También hay que subrayar que patologías como la osteoporosis pueden desencadenar o favorecer la aparición de este tipo de lesiones

Lo importante es acudir a un especialista si notamos molestias y dolores en zonas propensas a las fracturas por estrés, ya que se trata de una patología difícil de detectar y que a menudo se confunde con otros problemas físicos como sobrecargas, tendinitis o pequeños esguinces.

Una radiografía o resonancia magnética de la zona afectada serán suficientes para confirmar si efectivamente existe alguna fractura por estrés que nos está pasando factura.

Consejos para evitar las fracturas por estrés

Es importante no exigirte más de lo que físicamente estás preparado para ofrecer y aprender a escuchar las señales que tu propio cuerpo te envía constantemente. Otros parámetros como evitar los cambios bruscos de intensidad o de ritmo y no modificar la técnica si no es de forma gradual también son importantes. Otro detalle a tener especialmente en cuenta es la importancia del descanso para que nuestro cuerpo se recupere plenamente después de cualquier práctica deportiva.

Estos consejos son especialmente recomendables para aquellas personas que están introduciéndose poco a poco, que es como deben hacerlo, en cualquier deporte o actividad física.

¿Os ha parecido útil este artículo sobre las fracturas por estrés? ¡Esperamos que sí y que sobre todo os haya ayudado a resolver muchas dudas! Si tienes alguna pregunta sólo tienes que contactarnos.

¿Necesitas una cita?

Leave a reply