Hablemos un poco acerca de ese útil artilugio, el cepillo de dientes eléctrico, que representa una alternativa muy cómoda y que posee algunas características extras para la salud oral. Un dispositivo que sin duda es cada vez más conocido y utilizado en todo el mundo.

¿Pero realmente sabemos cómo utilizarlo?

Cómo cepillarnos los dientes con un cepillo de dientes eléctrico

Los modelos que poseen movimiento de oscilación/rotación son los mejores para eliminar la placa y disminuir la inflamación de las encías; por ello, la técnica recomendada para obtener los mayores beneficios consiste en dividir la boca en cuatro secciones, dedicando al menos treinta segundos a cada una.

Siguiendo la línea de la encía y ubicando el cabezal del cepillo sobre la cara externa de cada diente, realicemos movimientos circulares repetidos que incluyan los espacios interdentales, luego efectuamos el mismo trabajo con la superficie interna, insistiendo en los incisivos inferiores pues en ellos tienden a acumularse más residuos. Finalmente, repetimos esta tarea con la superficie para masticar.

¿Cuándo hay que cambiar el cabezal de un cepillo eléctrico?

Lo más recomendable es cada 2-3 meses o cuando observemos que las cerdas han perdido efectividad.

Higiene y cuidado del cepillo eléctrico

Lo fundamental aquí consiste en lavarlo bien después del uso, sacudirlo para que no quede húmedo y colocarlo en posición vertical donde reciba excelente ventilación y que permanezca libre de contacto con otros cepillos.

Leave a reply