La salud dental después del verano puede estar deteriorada por el estilo de vida que tenemos durante los días de vacaciones. Cuando llega el verano cambiamos nuestros hábitos alimenticios, descuidamos la higiene dental y nos ausentamos por un tiempo de la consulta del dentista. Durante el verano consumimos alimentos enlatados, gaseosas, golosinas y alimentos poco apropiados para nuestra salud bucal. Cuando se tiene este tipo de alimentación durante varias semanas, podemos ver como aparecen algunas complicaciones.Durante el verano también tenemos mayor probabilidad de fumar, y esto puede manchar nuestros dientes y empeorar nuestra salud oral en general. Algunos estudios demuestran que la salud dental después del verano se deteriora, y después de esta época del año tenemos mayor probabilidad de padecer de caries.

Enfermedades bucales comunes después del verano

Gingivitis: la gingivitis puede aparecer antes o después de terminar el verano. Esto puede ocurrir a causa de los azúcares acumulados en los dientes. También cuando tenemos una higiene bucodental incompleta durante un tiempo. Los síntomas de esta afección son encías enrojecidas y retraídas.

Periodontitis: esta afección aparece cuando la gingivitis no es tratada. La periodontitis afecta a la raíz del diente y puede hacer peligrar la integridad de un diente. Los síntomas de la periodontitis se manifiestan con sangrado e inflamación de las encías.

Caries: a la mezcla de mala alimentación e higiene dental insuficiente durante el verano hace que aumenten los episodios de caries después de las vacaciones.

Complicaciones de la salud dental después del verano

Además de las enfermedades comunes que se pueden presentar en nuestra boca, existen otros riesgos para nuestra la salud dental después del verano.

Si llevas empastes dentales, es posible que los pierdas o se vean dañados en la época estival. Esto puede ocurrir por el consumo de alimentos duros y ácidos, que deterioran la capa de los empastes.
También se puede sufrir de un absceso dental. Cuando tenemos una dieta desequilibrada, donde se consumen alimentos que no poseen fibras, nuestro sistema inmune se debilita y pueden aparecer los abscesos dentales.

¿Qué hacer por nuestra boca después de las vacaciones?

Una vez terminado el verano es necesario reestructurar nuestra alimentación, para evitar los riesgos de que los problemas de caries y placa aumenten. Es necesario consumir alimentos ricos en fibras, minerales y calcio.

Después del verano es importante visitar al dentista. El especialista se encargará de ajustar las prótesis dentales, revisar ortodoncias, empastes y cualquier realidad que necesite ser revisada y eliminar la placa bacteriana que se formó en la superficie de nuestros dientes.

Tenemos que recuperar nuestras rutinas dentales, utilizando hilo dental, enjuague y otros complementos para que la higiene bucodental sea perfecta.

Si deseas realizar un blanqueamiento dental, espera un mínimo de 3 meses después de terminar el verano. De esta manera evitas el riesgo de sufrir sensibilidad en los dientes, ya que en el verano los dientes han sido expuestos a múltiples ácidos, que hacen susceptible la dentina.

Esperamos que os haya gustado este artículo sobre la salud de la boca después de la época estival. Si vives en Sevilla y quieres que revisemos la salud de tus dientes puedes coger una cita con nosotros. 😊

¿Necesitas una cita?

Leave a reply